Fotos como estas son más que una realidad, podemos convertirnos en ayuda sin importar la cantidad y permitir que otros tengan beneficios, ayudemos a que hogares necesitados tengan alimento y ayuda educativa. Tu aporte es valioso y recuerda que cuando uno siembra la cosecha de recoger es multiplicada, Dios no se queda con nada.

En cambio con tu aporte se minimizará esta necesidad y comunidades de escasos recursos podrán estudiar capacitarse y convertirsen en unidades productivas.

Se estarán Publicando las ayudas y así mismo a donde se lleven los beneficios esperamos contar con su valiosa ayuda, recuerda que formas parte de la gran empresa Yo Mismo S.A.

AYUDA AL NECESITADO.

Transcribo este interesante mensaje de Buenas Nuevas tal y cual como me llegó:

Hola franksarias:

Como siempre, es un gusto poder saludarte y espero que tu camino hacia tu  Desarrollo Personal y un Estilo de Vida Ideal sea un poco más llevadero con mi ayuda. Como habrás podido darte cuenta no es fácil, pero el único requisito que no puedes descuidar para recorrer este camino es la   perseverancia férrea.

En esta oportunidad, quiero que leas una historia acerca de una persona extremadamente común que un día cualquiera se quedó sin trabajo.

La historia se llama:

“Trabajo para un desempleado”

Esta es una adaptación de la historia original escrita por Francisco Yáñez.

Espero que esta historia te anime a empezar al A ñ o 2011 con inmensa motivaci ón para que logres todos tus objetivos y llegues a la cumbre  de tu éxito.

========== #Dice así franksarias# ==========

Erase una vez un hombre común, que vivía en una ciudad común. Su vida era común, tenía una familia común, vivía en un barrio común y tenía un trabajo común.

Un día como cualquier otro, de repente se quedó sin trabajo. En un principio, le pareció una mala noticia ya que no sabía lo que le esperaba. El siempre pensó que sería fácil para una persona con sus características volver a encontrar trabajo y reubicarse de inmediato.  Estaba acostumbrado a la seguridad del dinero, aunque no vivía con excesos, su vida era cómoda.

Al pasar las semanas sin encontrar trabajo, las cosas cambiaron para Precavido (así era su nombre).

Precavido empezó a desesperar por la falta de dinero, su rostro se tornó preocupado por las necesidades de tener que alimentar, vestir, llevar al médico a sus pequeños, a su esposa y no tener trabajo. El poco dinero con el que contaba empezó a escasear.

Las noches habían empezado a tornarse el momento de mayor angustia de su existencia, los dragones de la desesperación crecían y se veían invencibles.
Esos dragones le recordaban, a la mitad de la madrugada, todos los problemas que tenía y que parecían imposibles de resolver. Precavido no dejaba de apretar los dientes y angustiarse cada día más, sentía que no podía luchar contra los problemas y estos crecían cada vez más.

La relación con su esposa parecía peor que nunca, los problemas y su irritación empezaron a aflorar. Su estado mental no lo dejaba ver que estaba destruyendo a todos los que lo rodeaban y amaba. El mismo se estaba convirtiendo en un Dragón.

Entonces sucedió. Esa noche Precavido se levantó luchando contra el dragón, con una angustia aterradora, su corazón latía tan fuerte que lo sentía salir de su lugar, sus dientes apretaban tanto sus mandíbulas provocando un dolor más allá del cuello, el gran Dragón estaba haciendo de las suyas.

Precavido en medio de su angustia, cubrió su rostro con sus manos y pensó, –  “YA NO PUEDO MÁS, QUIERO DESAPARECER QUIERO HUIR, QUIERO CORRER.”-

Precavido pensó en ese momento –  “A mi esposa no le importa nada de lo que me pase, a Dios no le importa nada de lo que me pase, a nadie le importa.”

Desesperado tomó sus ropas y salió a correr en medio de la madrugada oscura. Sus lágrimas recorrían su rostro y mientras corría la noche, ésta  se tornaba cada vez más fría.

Al pasar frente al templo donde solía realizar cada mañana sus plegarias pidiendo trabajo; esta ocasión gritó desesperado a Dios pidiéndole una respuesta, –  “¿Por qué a mi Señor?, ¿Por qué me has abandonado?, ¿Cómo puedes decir que me amas cuando ves que tengo hijos pequeños y no me das un trabajo?, ¿Por qué mi esposa no me entiende?, ¿Por qué si dices que me amas, me abandonas?” – y su enojo contra Dios crecía y sus gritos aumentaban de volumen.

Prosiguió su carrera hacia la oscuridad de la noche, sin saber a dónde ir, bajó por la montaña y sin rumbo alguno, siguió corriendo al igual que las lágrimas sobre su rostro, intentando huir de sus dragones.

Al amanecer se encontró en el centro de la vieja ciudad y lejos, pero muy lejos de su hogar y del calor de su familia. El frió intenso del amanecer y el cansancio del largo camino, habían hecho grandes estragos en Precavido. Necesitaba un poco de calor y descanso. De repente escuchó el resonar de las campanas de la vieja iglesia, que en el horizonte se divisaba como un fuerte castillo.

-“Es momento de descansar”- se dijo para sí mismo y atravesó el viejo portón de madera labrada de la vieja iglesia, buscó una banca donde estuviera alejado de las miradas de la gente y pudiera encontrar un poco de paz.

Eran pocos los fieles que a esa hora acudieron a misa, la mayoría eran ancianos y desamparados. Cuando Precavido se reclina a meditar, un harapiento descalzo se sentó a su lado y antes de pensarlo o poder decir cualquier cosa, el harapiento le dijo a él:

“No tengas miedo, sé por lo que estas pasando, tanto tú, como muchos otros hombres y mujeres que sufren y no encuentran respuesta”…”Por eso estas aquí hoy, porque quiero que vayas y les des un mensaje a todos aquellos que hoy no encuentran una respuesta a su angustia y piensan que están solos”

Precavido no podía entender lo que estaba pasando. No sabía si este harapiento le hablaba a él, o estaba alucinando o que era lo que sucedía.

El harapiento con una voz suave y dulce, prosiguió:

-“Quiero que sepas que no estás solo, me tienes a mí que soy tu Padre en los cielos. Escucho tus plegarias y tus angustias, y las conozco una a una.  Yo permito que las cosas sucedan. Y sé que te preguntas ¿Por qué a mí?”…

Un silencio enorme caló en el templo mientras Precavido experimentaba un fuerte escalofrío que recorría su cuerpo desde la punta de la cabeza hasta los pies.

“Hijo mío, estoy dándote la oportunidad de ser un mejor humano, esta es tu gran oportunidad de madurar y crecer. Sólo los más amados de mis hijos tienen esta gran ocasión y porque te amo de una manera especial te doy este regalo – No desdeñes hijo mío, el tiempo que te brindo para crecer, porque solo los árboles maduros y con raíces firmes darán frutos ricos y abundantes.”-

-“Un día me dijiste que tenías fe en mí, y tener fe, es creer en lo que no se ve, creer en lo invisible, por eso a veces te cuesta tanto trabajo entenderme, porque no me ves.¿Pero sabes?, yo tengo fe en ti, porque veo en ti, fortalezas únicas que ningún otro ser en este mundo tiene, por que tú, hijo mío, eres único e irrepetible, eres bello a mis ojos y te amo, no existe otro ser igual a ti.

Tengo fe en ti porque se de lo que estas hecho y de lo que eres capaz de lograr. Estoy seguro de que lo puedes lograr, aunque a veces desfallezcas y pierdas el control, como si todo hubiera terminado, pero siempre sabes recapacitar y te levantas, como solo los grandes lo saben hacer”.

-“Cuando te pensé, me dije voy a crear un ser excelente, perfecto, infinito, único e irrepetible, que luche por sus ideales y alcance sus metas, que sepa cómo llegar y conquistar las cimas de las montañas y tomar las estrellas entre sus manos.

Y sé que no me he equivocado contigo, porque tú cuentas con las particularidades que solo a los mejores les he dado, tienes dones y fortalezas especiales y únicas.

Es momento entonces de mostrártelos, que los descubras, que te des cuenta de cuan valioso eres, que lo mejor de ti se encuentra dentro de lo más profundo de tu ser, porque yo mismo lo puse en ese lugar y que estás a punto de descubrirlo.”

-“Tu mayor tesoro hijo mío está en tu interior, busca con detenimiento, ahora es el tiempo de hacerlo. Nada te detiene. Es tiempo de darte el tiempo, detente y en el silencio de tu interior búscalo.

Es tiempo de que sepas que si estás en este mundo no es por mera casualidad, es simplemente porque yo te he asignado una misión que cumplir AQUÍ Y AHORA y hasta que eso suceda no te llamaré a mi lado.

Busca en tu interior cuál es tu misión en este mundo y no dejes de cumplirla.”-

Mientras la descubres te daré 7 claves que te permitirán vislumbrar la luz en medio de la oscuridad.

1- A todo lo que hagas, ponle el ingrediente mágico, el amor.

2- Vive intensamente cada instante de tu vida, no pierdas un solo instante buscando pretextos para no ser feliz.

3- Realiza las cosas ordinarias de manera extraordinaria.

4- Da gracias todos los días por lo que tienes y por lo que aún no tienes, porque solo el agradecido en la pobreza, será justo en la riqueza.

5- Busca servir a los demás, porque solo el que vive para servir, sirve para vivir.

6- Encuentra en los que menos tienen, mi rostro, porque como ahora lo sabes, yo estoy con los que menos tienen.

7- Ten fe en mí y en lo que estoy haciendo contigo, tienes que entender que los cambios y ajustes que estoy realizando en ti, son dolorosos y lo entiendo, pero esta es la única manera de terminar mi obra maestra en ti, así que acepta cada angustia, cada dolor como un escalón a superar y enfréntalo con la fuerza de la fe, con la fuerza de saber que cada dolor y cada angustia es para sacar lo mejor de ti.

-“Ahora hijo mío, te doy una orden como se la di a Lázaro en el sepulcro…  ¡LEVÁNTATE Y ANDA! Y esto es una orden,  ENTIÉNDELO, LEVÁNTATE.

¿Qué no ves que te necesito fuerte?, ¿Qué no escuchas que tu familia te necesita?, ¿Qué no sabes que este mundo necesita de ti?

No puedes seguir derrotado, no puedes seguir dañándote a ti y a los demás. Deja ya de culparte y lamentarte.

¡LEVÁNTATE Y ANDA! Tú eres un ser grandioso y con fortalezas únicas, así que ARRIBA, levántate porque es el momento de sacar lo mejor de ti y de luchar por tus ideales, es momento de alcanzar la cima y tomar las estrellas entre tus manos, es momento de tener fe y entender que lo que viene es  LA LUZ , es el amanecer más intenso de tu vida.”

“Para finalizar hijo mío, quiero que sepas que estoy contigo y siempre lo estaré, solo tienes que tener mucha fe y aprender a escuchar. Pasarás por momentos en que no me verás, no me escucharás y pensarás que te he abandonado, pero aquí es donde tu carácter se templara y tu fe te hará resplandecer, porque ahora sabes que yo estaré ahí abrazándote dentro de mi corazón.”

Un silencio enorme inundó el templo, Precavido arrodillado, no salía de la sorpresa y las lágrimas le cubrían el rostro.

El harapiento se levantó de su asiento y salió de la iglesia. Para entonces Precavido se encontraba prácticamente congelado en un éxtasis de amor por lo que acababa de vivir, cuando reaccionó y se dio cuenta de lo que acababa de pasar, salió corriendo de la iglesia para buscar desesperadamente al hombre que le había hablado.

Había pasado menos de un minuto, para cuando salió Precavido a buscar al harapiento, pero descubrió que había desaparecido, simplemente se lo había tragado la tierra, buscó en cada rincón del centro de la ciudad pero nunca lo volvió a ver.

Desde aquel día Precavido ya no es un hombre común, que vive en una ciudad común. Su vida es ahora diferente. Encontró el tesoro más grande del mundo aprendiendo a vencer a sus dragones. Encontró la felicidad y lo mejor de todo aprendió que el camino de la fe no es fácil, pero es maravilloso cuando dejas que Dios haga en ti, sin pedirte permiso, ya que Dios hace del ser más sencillo, un verdadero tesoro para la humanidad.

Atentamente,

Valentina Iachimovsky
Directora Internacional
ProfitsClub.net

Valentina que Dios te bendiga ricamente por este mensaje tan precioso y muchos Éxitos en tu empresa.